La vitamina A, retinol o antixeroftálmica, es liposoluble (es decir que es soluble en cuerpos grasos, aceites y que no se puede liberar en la orina como normalmente lo hacen las otras vitaminas) e interviene en la formación y mantenimiento de las células epiteliales, en el crecimiento óseo, el desarrollo, protección y regulación de la piel y de las mucosas.

Por todo esto, decimos que es un nutriente esencial para el ser humano. También es conocida como retinol, ya que genera los pigmentos necesarios para el funcionamiento de la retina lo que hace que desempeñe un papel importante en el desarrollo de la visión. Pero entre sus muchas funciones, actúa estimulando la mitosis que es la multiplicación de las células epidérmicas, es decir, las que están en la capa exterior de la piel, dado que las células epidérmicas surgen de las basales. De esta manera la Vitamina A ayuda a restaurar los tejidos dañados, aumenta la renovación celular y favorece el mantenimiento de la estructura de la epidermis, interviniendo en el control de la proliferación de las células.

Como es un antioxidante, ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro, bloqueando el exceso de radicales libres que dañan las células. Al mantener la piel hidratada, previene el envejecimiento, ayuda a combatir el acné y colabora en el proceso de renovación de piel.

La falta de esta vitamina puede producir:

  • Dolores en las articulaciones o malformaciones en el esqueleto
  • Problemas en la vista como deficiencias para ver en la noche, sensibilidad a la luz o xeroftalmia
  • Piel reseca, uñas y cabello quebradizo
  • Alteraciones reproductivas, pérdida de peso, fatiga general, entre otros.

Por el contrario, como es una vitamina que tarda en eliminarse, una toxicidad grave de vitamina A puede provocar náuseas, dolores de cabeza, fatiga, pérdida de apetito, mareos, piel seca e inflamación del cerebro. Pero una toxicidad crónica proviene de la ingestión de grandes cantidades de vitamina A preformada durante meses o años.

vitamina2

¿Qué contiene Vitamina A?
Alimentos:
huevos, hígado de pescado, pollo, ternera o pavo.
Lácteos: leche, queso chedar y mantequilla.
Vegetales: zanahoria, calabacín, brócoli, batata y la col rizada.
Frutas: melón, durazno, el mango, la papaya.

En Avêne sabemos lo que tu piel necesita, por eso te presentamos la línea YsthéAL que previene y corrige los signos de envejecimiento cutáneo, causados sobre todo por la radiación UV y actúa sobre las arrugas y arruguitas, la pérdida de elasticidad, tono y brillo de la tez.

Por: Karina Bianco

1,238 total views, 1 views today

2 comentarios en “Vitamina A, el ícono antiedad

  1. sandra

    Hola ,tengo una rosácea muy avanzada y me salen muchos granitos ,mas ahora q entramos en primavera ,qué crema hidratante puedo usar que no aumente mi enrojecimiento.Agradeceré su respuesta

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *