En invierno nos olvidamos de ellos completamente y no nos damos cuenta que cargan con el peso de todo nuestro cuerpo. Muchísimas mujeres se preocupan por su apariencia física, lucen las últimas tendencias en moda pero..oh! les mirás los pies y tienen los talones percudidos o las uñas descuidadas. Ellos hablan mucho de nosotras y aunque no lo crean…muchos hombres se fijan en ellos. Así que es tiempo de cuidarlos:

Cuando compras zapatos. En la zapatería probalos bien, tomate tu tiempo…caminá dentro del local si es posible. Deben ajustarse a los dedos y a los talones porque si el pie queda demasiado suelto, pueden aparecer rozaduras y ampollas. Intenta también que el calzado sea blando y suave para que resulte cómodo.

Para evitar los hongos, un problema muy común y que también afecta a las uñas, conviene que tanto el calzado como los pies estén siempre bien secos (sin olvidarse del espacio entre dedos). Tampoco conviene andar descalzo en las duchas de los gimnasios o en las piscinas públicas, porque son muy contagiosos.

-Evitá que se resequen. La resequedad es la antesala de las incómodas y antiésteticas durezas, por eso es conveniente que una vez por mes masajees tus pies con piedra pómez la zona de los talones y en la planta, justo por debajo de los dedos. Después aplicá una buena crema hidratante.

-Mejorá la circulación. Las mujeres tendemos a tener problemas circulatorios y retenemos líquidos, por eso en muchos casos las piernas y los tobillos se hinchan. Para evitarlo, tratá de:

*Si en tu trabajo pasas muchas horas sentadas, levántate y da unos paseos de vez en cuando.

*Procurá no tener las piernas cruzadas mucho rato.

*Poné los pies en alto, siempre que puedas, cuando estés sentada en casa descansando.

*Haz unos sencillos ejercicios como estirar los dedos de los pies al máximo durante unos segundos para volver a relajarlos después o hacer movimientos rotatorios con los pies en ambos sentidos.

-Siempre que puedas caminá descalza sobre una superfície blanda como la arena o el césped, este gesto ayuda a aliviar la compresión que sufren los huesos.

Trucos caseros

Baño caliente: al menos una vez por semana hacé un baño de pies. Sumergilos en agua caliente con sal gruesa durante media hora. Tus pies estarán mucho más descansados y relajados.

Masajes: masajear con crema hidratante todas las noches los pies antes de ir a dormir hará que se relajen y disminuyan las durezas. Tenés que hacerlos con las movimientos circulares y ejerciendo un poco de presión.

Pisar una pelota y hacerla rodar bajo los pies: con este masaje lograrás mejorar la circulación de la zona.

Mantener los pies secos: después del baño, secarse muy bien los pies para evitar que se produzcan hongo.

Realizar una exfoliación de pies: masajeá tus pies con una crema exfoliante así eliminás las células muertas. Después hidratará los talones.

¿Sudas los pies? En verano es muy común que transpiren. Un truco casero es echar un puñado de bicarbonato de sodio en una palangana con agua y dejá reposar los pies durante 10 minutos. Luego sécalos bien.

Uñas. Mantenélas cortas (no demasiado al ras ya que pueden encarnarse), luego pásateles una lima. Antes de pintarlas con color, aplícate una base incolora ya que protege la uña y evita que estas se manchen. Después del esmalte de color, aplicá un esmalte con brillo para que duren más tiempo. Si hay humedad, no te pongas un zapato cerrado por varias horas ya que el esmalte se te chamuscará.

Mirá los colores must de esta temporada que proponen las marcas beauty:

Y la propuesta de Avène para mantenerlos perfectos:  Akérat crema corporal 

akerat

992 total views, 1 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *