Si alguna vez te pasó luego de una comida picante, o simplemente por un cambio brusco de temperaturas, es probable que sufras de Rosácea. En esta nota te contamos todo lo que tenés que saber para detectarla a tiempo.

¿Qué es la Rosácea y cuál es la causa?
La rosácea en una cuadro inflamatorio de la piel del rostro, que generalmente predomina en nosotras, las mujeres.

Si bien no se conoce la causa exacta, se cree que existe una predisposición individual a desarrollar la enfermedad debido a una hiperreactividad vascular. Esto significa, que en algunas personas, los vasos sanguíneos de la cara se dilatan con mayor facilidad en respuesta a determinados estímulos, causando el enrojecimiento facial.

Algunos estímulos pueden ser el calor, el sol, los cambios bruscos de temperatura, el alcohol, lugares con mucho vapor, bebidas muy calientes e inclusive el estrés.

Se presenta como un cuadro evolutivo con tres estadios: en un primer momento con el enrojecimiento de mejillas y mentón, que aparece ante los estímulos desencadenantes mencionados anteriormente. Poco a poco, si no es tratado, se genera la dilatación de los pequeños vasos sanguíneos superficiales, denominado telangiectasias, y el eritema se vuelve permanente. En algunos casos, y ya  en una tercera etapa, se acentúa el proceso inflamatorio, desarrollándose lesiones muy congestivas como pápulas y pústulas.

¿Puede curarse?

Si bien no se ‘cura’, los brotes pueden ser tratados y controlados con el fin de mejorar el aspecto de la piel. Te aconsejamos evitar el uso de limpiadores agresivos que contengan conservantes, situaciones que provoquen enrojecimiento facial, y tónicos o astringentes con alcohol; además es recomendable utilizar fotoprotectores hidratantes y de amplio espectro para prevenir los efectos adversos de los rayos UV.

Además de evitar aquellas situaciones que puedan exacerbar el enrojecimiento del rostro, existen cuidados dermocosméticos específicos, calmantes y desensibilizantes, que atenúan las rojeces localizadas, los pequeños vasos visibles y proporcionan a la piel una sensación de alivio inmediato. Estos cuidados específicos representan así un acompañamiento ideal de los tratamientos dermatológicos cuando éstos resultan ineludibles.

Te recomendamos utilizar productos que actúen directamente sobre el proceso de microcirculación cutánea. Conocé nuestra gama Antirojeces AQUÍ.

Finalmente, no olvides de usar tu protector solar todo el día, tanto en verano como invierno, ya que si padecés de rosácea tu piel es muy sensible.

Recordá que la consulta con el dermatólogo resulta siempre fundamental ya que el uso de cosméticos inadecuados puede contribuir a empeorar la situación.

¡Tomá precauciones, no te sonrojes!

 

 

1,352 total views, 1 views today

7 comentarios en “¡No te sonrojes!

    1. Vivi Avène Autor

      Hola Laura, Tratamientos pueden ser varios, pero eso depende del tipo y grado de rosácea que tengas. Te recomendamos que tu médico dermatólogo te evalue antes. Eso si, no dejes de usar protección solar.Buen fin de semana!

      Responder
  1. sil

    Tengo rosácea, pero nadie me cree, además de tratarla con mi dermatologa y por su indicación, el agua termal y protector solar han hecho milagros. Me olvide de la cara colorada.

    Responder
  2. CHANY

    HOLA, TENGO ROSACEA, Y APARTE DE TRATARMELA CON MI DERMATOLOGA, USO AGUA THERMALE Y PROCTECTOR SOLAR COMPACT TEINTE 50 AVENE, LOS RECOMIENDO, EXCELENTE, MUY BUENOS!!!

    Responder
  3. Lilian

    También tengo Rosacea… Hace muchos años uso productos Avene… Por favor si sale algo nuevo al mercado publicitarlo… Gracias

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *