La hiperhidrosis es un trastorno del sistema nervioso que se caracteriza por la sudoración excesiva. Afecta habitualmente una parte en particular del cuerpo y de manera simétrica, es decir que lo que ocurre en un miembro de un lado del cuerpo, también ocurre en el otro. Suele presentarse en las palmas de las manos, las axilas, los pies o la cara, que es donde existe mayor cantidad de glándulas sudoríparas. Por lo general comienza en la infancia o la adolescencia y se presenta al menos una vez por semana, aunque en algunos casos puede presentarse a diario, casi siempre de día. Suele ser tan molesta que muchas personas que sufren esta patología suelen sentirse incomodas, evitan dar la mano o mostrar sus pies lo que en algunos casos provoca aislamiento o depresión. Según las últimas investigaciones se calcula que el 3 por ciento de la población mundial la padece.

Hay distintos niveles de sudoración: el que no interfiere con las actividades diarias, otro que es tolerable pero que puede estorbar, uno poco tolerable y uno completamente insoportable y visible.

Si es excesiva puede estar relacionada a enfermedades (como diabetes, alteraciones tiroideas, obesidad o menopausia). Pero también puede ser una respuesta exagerada al estrés emocional o al esfuerzo físico.

AP14

¿Qué tratamientos existen para la hiperhidrosis?

  • Antitranspirantes. Recomendado para casos leves y sólo para las axilas. Deben ser a base de cloruro de aluminio. Después de aplicarlo, el ingrediente activo se introduce en la parte más externa de las glándulas sudoríparas, donde se forma una especie de “tapón” de aluminio y queratina. Este tapón hace que la transpiración no pueda alcanzar la capa más externa de la piel y previene el crecimiento de hongos y bacterias. Sin embargo, presenta un inconveniente ya que en combinación con el agua presente en el sudor puede ser un fuerte irritante de la piel y dañar la ropa, haciendo incómodo el tratamiento. Por eso, a los antitranspirantes se les añade también lactato de aluminio, un ingrediente que consigue eliminar ese efecto irritante y hace posible su uso en pieles sensibles. Pero solo se obtienen resultados si la sudoración es leve.
  • Toxina botulínica tipo A de manera local. Se inyecta en la zona aplicada y disminuye la sudoración ya que bloquea los mensajeros químicos que median la sudoración en la piel. Si bien también es efectiva en secar las zonas en las que se aplica, sus efectos no son duraderos en el tiempo y resulta necesario repetir las aplicaciones.
  • Medicación. Existen algunos que disminuyen la sudoración excesiva, sin embargo su utilización prolongada está ligada a numerosos efectos adversos.
  • Cirugía. Es una alternativa válida en el tratamiento de la hiperhidrosis ya que termina con la sudoración de manera definitiva en más del 95% de los casos. El procedimiento se efectúa mediante la asistencia de videotorascopía (VATS) y se requiere anestesia general. Se realizan dos pequeñas incisiones a la altura de la axila a través de las cuales se coloca una cámara especialmente diseñada para ver dentro del tórax. A las pocas horas de finalizada la operación, se estimula a los pacientes a movilizarse a las pocas horas y, habitualmente, entre 12 y 24 horas después del procedimiento se encuentran en condiciones del alta hospitalaria.

¿Cómo detectarla?

  • La gravimetría pesa la cantidad de sudor durante un período de tiempo.
  • La evaporimetría mide la cantidad de vapor de agua perdida por la piel.
  • La prueba de almidón-yodo que determina qué tan grande es el área afectada por el sudor.
  • En el caso de la hiperhidrosis axilar, revisar las manchas de transpiración en la camisa o camiseta puede decir mucho del grado de severidad del problema.

Lo más importante que debes tener en cuenta es que en caso de someterte a una cirugía, lo más recomendable es que el lugar elegido tenga especialidad en Cirugía Torácica.

Asesoró en esta nota Fundación Favaloro.

Si tenés alguna duda, dejanos tu comentario. En Vivi Avène sabemos lo que sentís.

 Por: Karina Bianco

425 total views, 1 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *