Además de limpiar bien tu piel y usar una correcta crema hidratante, los masajes en el rostro potencian su tonicidad y belleza. Las contracciones permanentes que se producen en la cara favorecen el desarrollo de surcos y arrugas profundas, como sucede en el caso del rictus del arco nasogeniano (el que va de las aletas de la nariz a la comisura de la boca), el entrecejo o alrededor de los ojos.

Los especialistas en dermatología aseguran que un masaje facial con una crema hidratante o antiarrugas favorece a la relajación muscular,  estimula la producción de fibroblastos y reorganiza las fibras de colágeno, lo que proporciona firmeza. Además mejora la microcirculación cutánea, lo que unifica el tono de la tez.

Para hacerlos solo necesitás cinco minutos después de limpiar tu cutis. Lo ideal es hacerlo antes de acostarte así relajas los músculos, lo que facilita que se alisen las marcas de expresión y se estimulen los tejidos.

Para alisar

Hacé pellizcos pequeños, suaves, superficiales y continuados, en perpendicular a las arrugas de la frente, las patas de gallo y los surcos nasogenianos. En la parte superior de las mejillas y en las mandíbulas, realizalos más rápidos redibujando el óvalo facial para favorecer la oxigenación de los tejidos y activar la producción de fibras de colágeno.

Para el estrés del rostro

Para esto se recomienda dar pequeños masajes circulares durante algunos minutos con la yema de los dedos (pequeñas palmaditas).

Para reafirmar

Con una crema hidratante o antiarrugas, comenzá con un masaje en la comisura de la boca, aplicar siempre cierta presión hacia arriba para ayudar a levantar la piel, luego en los pómulos. Realizá un masaje en forma circular sobre las protuberancias aplicando una presión suave mientras llevás tus dedos a tus pómulos internos. En la frente, debes colocar tus manos  en posición vertical tocando la frente con tus dedos y hacé un movimiento en zigzag con una mano mientras que con la otra mano mové hacia abajo y viceversa. Después colocá tus dedos horizontalmente a lo largo de las líneas de la frente, frotá suavemente de un lado a otro para jalar la piel fuera de su posición habitual.

Para la zona alrededor de los ojos

Presionar ligeramente con las palmas de la mano sobre la zona, haciendo un movimiento ascendente en dirección a las sienes. A continuación, usando los dedos índice, medio y anular rodear los ojos dando leves toques por todo el contorno del ojo. Por último, con los pulgares para dar un suave masaje circular en las sienes, y así fortalecer los músculos del área ocular.

ojos-slider

Yoga facial

La pose del león o Simhasana es una forma muy efectiva para fortalecer los músculos de la cara. De rodillas, con las manos sobre las mismas y la espalda recta, abrí la boca lentamente y sacá la lengua. Al exhalar, estirá la lengua hacia fuera totalmente. Mantenela en la misma posición, contené la respiración , abrí bien los ojos y mostrá los dientes. Debes parecer un          ” león que ruge ” . Contá hasta diez y soltá, Repetilos un par de veces.

Después de hacer alguna de estas rutinas te recomendamos humectar tu cuello y a descansar.

 Por: Karina Bianco

 

 

389 total views, 1 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *