Hacer ejercicio físico de la forma más trendy posible, pero con prendas y calzados que se adapten a cada actividad es lo que va. Te mostramos una perfecta combinación entre deporte, tecnología y moda.

Por Paz Berri

Hubo una época en la que nadie le prestaba atención al guardarropa deportivo. Para hacer gimnasia bastaba con agarrar el clásico jogging de algodón, y cualquier remera de esas que habían quedado en desuso. Pero hoy todo cambió. La moda se adueñó de los percheros sporty, y las mujeres amantes del running, las caminatas a paso firme, y las distintas disciplinas físicas ya no usamos cualquier outfit. Así es como la indumentaria marca tendencia con tejidos ultra-ligeros para mayor libertad de movimiento, y nuevas tecnologías aplicadas a las telas: ropa con enfriamiento activo (expulsan el calor y la humedad hacia afuera, y secan más rápido), y propuestas con canales de ventilación que regulan el flujo de aire frío que entra, y el calor/sudor que sale. Conocé las novedades en abrigos, remeras, calzas y zapatillas, para poner el cuerpo en movimiento con toda la onda.

 

  • Musculosas y remeras: la microfibra de poliéster es uno de los tejidos más usados en prendas deportivas. La clave está en sus fibras ultra-finas que poseen gran capacidad de absorción, lo que hace que el cuerpo se mantenga seco durante la actividad física.  El dato: cuando se fusiona con elastano (o lycra), el textil se vuelve más elástico y cómodo.

 

    • Abrigos: para quienes realizan actividad física al aire libre en invierno, las camperas rompe-viento de nylon son las aliadas perfectas. Es que se trata de un textil que no absorbe la humedad, protege del viento y la lluvia, y es de secado rápido, además de muy liviano. Otra opción son las camperas aislantes, ya que mantienen la temperatura corporal y nos protegen del viento. Pueden usarse solas o debajo de un abrigo más grueso en condiciones de fríos extremos.

 

  • Calzas: para completar un outfit súper trendy, otro ítem son las calzas confeccionadas en microfibra con elastano que nos mantienen secas y frescas. Para las que eligen movimientos más enérgicos como el running o spinning, son ideales aquellas hechas en microfibra “power” con elastano. El secreto de esta tela es que además de ser muy flexible, suave y resistente, aporta la compresión adecuada para hacer actividad.

 

  • Zapatillas: Si tenés que elegir zapatillas para correr debés tener en cuenta el tipo de pisada (sobre-pronador, neutro o supinador), y que el calzado sea acorde al ejercicio que vas a realizar (si es para correr en cemento o en pasto, en el gimnasio, etc.). Para ir al gym (entrenamiento funcional, musculación, etc.) no necesitás ninguna amortiguación especial, sino un calzado liviano, con suela plana y no muy alta, para tener mayor estabilidad al hacer ejercicios de fuerza. En caso de que vayas a caminar, es fundamental que la suela tenga buena amortiguación y sujeción del talón. Lo más novedoso son las que vienen con espuma carbonatada que proporciona amortiguación debajo del pie y permite un andar ligero y reactivo. ¿El dato? Los colores más llamativos como amarillo, violeta, fucsia y verde, con detalles refractarios y cordones finos marcan tendencia.

¿Cómo viene tu guardarropa sporty para la nueva temporada?

1,545 total views, 2 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *