Daniela Fajardo es editora de la Revista Para Tí. Hace tres años, a raíz de una nota, descubrió  las mantas XXL. Aprendió la técnica de tejerlas con los brazos y se convirtió en la creadora de Tejidos Súper Gordos, un emprendimiento que además de vender lanas, brinda talleres todos los fines de semana.

Por Karina Bianco

Daniela tiene 47 años y comenzó a tejer cuando era adolescente gracias a su abuela paterna. “Llegué a hacer dos suéteres ¡Si me viera ahora! -reflexiona emocionada y continúa- a los 20 años y siguiendo las instrucciones de una revista me hice un top cruzado de hilo. Hace tres años buscando notas de tendencia para la revista en la cual trabajo, descubrí estas mantas de tejido XXL que estaban ligadas a los países nórdicos y se tejían con los brazos dado el grosor de la lana. Me encantaron y quise tejer una para mi cama. Compré la lana y comencé”.

Como percibió que podía captar el interés de muchas mujeres, hizo una nota sobre esta práctica que se perfilaba como una tendencia. “Fue tanta la respuesta que tuvo la nota que me pidieron que grabe un tutorial para la revista online explicando cómo se tejían estas mantas. Mi marido me hizo unas súper agujas (que ahora también las vendemos) y lo hice. Me entusiasmé tanto que decidí probar suerte y hacer las mantas para venderlas. Así nació Tejidos SúperGordos, armé una página de Facebook y más tarde una cuenta de Instagram. Junto con mi hermana, socia en el emprendimiento, se nos ocurrió dar los talleres. Estas mantas se tejen rápido, la técnica es sencilla y en dos horas la persona se la puede llevar a su casa. En pleno auge de tutoriales y diseños handmade, sumado a que la gente hoy quiere todo ya, pensé: no puede fallar”. Y así fue.

-¿Por qué tejer es una buena terapia? ¿Con qué asociamos al tejido?

El tejido es una terapia formidable. Trabajás con los brazos, te concentrás en los puntos y te olvidás del mundo. Muchas se van renovadas. Yo les digo que es como haber venido a un spa. Y también para muchas es sanador, porque empiezan a distenderse y a relajar. Como son talleres personalizados con pocas personas, no más de diez, se genera un clima muy cordial. Creo que además desde algún lugar nos conecta con nuestros antepasados, cuando las mujeres hacían con sus manos el abrigo para su familia. Hay algo mágico en eso. Una vez una de las chicas dijo que le iba a regalar a cada una de sus amigas una manta, porque al ser tejida por ella, era como si estuviera abrazándolas cuando se pusieran la manta sobre los hombros. Por otro lado, en tiempos de series, la manta se convirtió en un objeto de deseo, es más muchas la llaman la manta netflixera. El taller se hace una sola vez y dura dos horas. Muchas vuelven a tejer más mantas en otros talleres porque se sienten contenidas y pasan una tarde agradable. 

-¿Por qué creés que en los últimos años tejer se puso de moda?

Pienso que tiene que ver con la tendencia de hacer nosotros las cosas,  la necesidad de volver a estar en casa, puertas adentro. Tejer es fácil. No es necesario saber tejer para venir a mis talleres. Incluso han tomado clase nenas de 10 años. Aunque a las generaciones más jóvenes les cuesta más relajarse, no soportan equivocarse.

Desde hace tres años Daniela da talleres todos los sábados en diferentes barrios. “Mi marido se encarga de la compra de lana y pago a proveedores y mi hija mayor Brunella, maneja las redes sociales y me ayuda en los talleres. Se transformó en un emprendimiento familiar que me llena el alma.

A partir de agosto los llevará a algunas ciudades de la provincia de Buenos Aires como Bragado, Junín, 9 de Julio, Chascomús… En 9 de Julio están tan entusiasmados que organizaron una jornada de tejido a partir de mis talleres y publicaron la noticia del taller de mantas en la tapa del diario local. Es realmente un mimo para el alma. Nunca imaginé que iba a vivir una experiencia así, y tener la posibilidad de abrirle una puerta laboral a otros es inmensamente satisfactorio”.

Seguí a Tejidos Súper Gordos en

FB TejidosSuperGordos

IG: tejidos_supergordos

2,069 total views, 2 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *