El otoño es la época ideal para retomar los tratamientos más intensos y profundos sobre nuestra piel. Ahora que la radiación solar es menos intensa y hay muchas zonas del cuerpo no expuestas, es cuando podemos usar ácidos de acción más profunda y eficaces para tratar manchas, cicatrices de acné, estrías y arrugas, pudiendo obtener mejores resultados. Como primera medida es recomendable realizar una limpieza profunda de la piel del rostro y luego complementar con un peeling adecuado para cada tipo de piel.  “Las microdermo con peelings suaves, radiofrecuencia y mesoglow (un método antiaging para atenuar las arrugas y recuperar la lozanía), máscaras hidratantes y descongestivas e higiene facial, son tratamientos ideales para preparar la piel para tratamientos más intensos y efectivos como la Luz Pulsada Intensa y Láser” -comenta la Dra. Laura Mijelshon, directora del Centro Piel y Estética y continúa- durante el otoño e invierno es recomendable realizar tratamientos de Láser y Luz Pulsada Intensa, con sistema Fluorescente Avanzado, que potencia al doble el efecto de la misma, elimina manchas y telangiectasias, cierra los poros y mejora muchísimo el aspecto de la piel; mientras que el LáserPixelado de CO2 y de Erbio, se indica para borrar arrugas, cicatrices e imperfecciones y para rejuvenecimiento profundo y superficial”.

La Microdermoabrasión y los peelings están indicados para regenerar la piel, cerrar poros y pulir. La radiofrecuencia profunda controlada, para tensar más aun el colágeno, la dermis y las fibras elásticas, estimulando su neoformación y reparación.

El complemento ideal

Después de cualquier tipo de estos tratamientos, la piel queda sensible. Por eso es necesario tratarla con cremas hidratantes, rociar el rostro con Agua Termal varias veces al día y no salir a la calle sin un protector solar. También hay emulsiones específicas para esta etapa, con una textura no grasa que se aplica fácilmente, incluso en la piel irritada por un acto dermatológico (peeling, láser, crioterapia, terapia fotodinámica, perforación del lóbulo de la oreja, piercing, tatuajes). Por ejemplo, la Cicalfate post-acto dermatológico superficial, además de ser transparente, es antibacteriana (la combinación de sulfato de cobre y sulfato de zinc reduce el riesgo del crecimiento bacteriano) cicatrizante (el sucralfato micronizado, activo original, promueve la reparación de la epidermis) y calmante debido a que es rica en Agua Termal. Los especialistas recomiendan aplicarla
al menos 2 veces al día sobre la piel limpia y seca tras el acto dermatológico hasta la regeneración completa de la piel.

Agradecemos por esta nota a la doctora Dra. Laura Mijelshon del Centro Piel y Estética www.pielyestetica.com/

Y vos, ¿cómo cuidas tu piel después de tratamiento dermatológico?

Por: Karina Bianco @karina_bianco

Rociá el rostro con Agua Termal

agua-termal

Cicalfate post-acto dermatológico

CICALFATE hoy

844 total views, 1 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *